Archivo para 25 mayo 2007

Del alma confundida por brújulas en desequilibrio

Se me niegan los jardines prometidos y resbalan entre mis dedos pétalos desgranados de sueños marchitos. Se confunde mi alma por brújulas en desequilibrio. Dadme el norte que negaron los sentidos previos y, si llega el caos, no permitáis que se desdibujen los contornos de los abismos que nos quedaron pendientes en vidas pasadas, los caminos que nos negaron las tormentas previas. Vuelve (o aparece) y comencemos juntos amaneceres inventados porque quien tiene alma corre el riesgo de perderse entre recodos ausentes, desgastarse en esquinas maltrechas como pretéritos imperfectos  en un subjuntivo que no termina de impulsarme. Quien tiene alma corre el riesgo de que el día le sorprenda arrullando sueños ajenos. Puede perder el alma aquel dispuesto a jugarla y nacen en conjunción perfecta las almas destinadas al encuentro. Mientras tanto, dejad que me recoja al taller de trenzar grecas para pulir la imperfección del ángulo recto. Mientras tanto, permitid que fantasee con su intenso y último suspiro, que me distraiga  imaginando que planta palabras tiernas en el yermo erial quemado que ve cuando yo miro. Deseo escriverte y grafioírte, abramarte lentafuerte. Fuera, el cielo es de cemento y tú… ausente.

(Publicado en El Día de Albacete, 25/05/07)

“El papel de alcalde no es sino el papel de un buen vecino”

(Foto: Carlos Martínez)

alcalde.jpg

Manuel Pérez Castell accedió a la alcaldía de Albacete en 1999, ejerciendo como tal a lo largo de los dos últimos mandatos. Con un equipo de Gobierno renovado que incorpora nuevos candidatos, confía en que los albaceteños renueven la confianza en su propuesta para seguir haciendo de Albacete una ciudad referente. El candidato socialista conversa con los lectores de El Día de Albacete sobre aspectos de interés y actualidad. Sigue leyendo

De la osadía del bambú y los gemidos del perro verde urbano

Hay quien me acusa de osadía; otros aplauden que siembre poesía en renglones de a diario como estos. Yo, temerario o inconsciente, desoigo por igual al ángel y al diablo que me muerden a su modo y elijo ser el perro verde que recorre la ciudad lamiendo las esquinas desgastadas, husmeando el rastro leve de tus huellas cuando pasas por lugares compartidos a medias. Recuerdo que silbabas estribillos de Bloc Party cuando, indiscreto, sonreía por la espalda. Mientras, tú privabas del frío necesario a las cervezas que habrían de sumirme en los callejones sin salida que ya recorrimos otras veces. Yo reía sin sentido; era sólo que verte marchar también resultaba grato (no me juzgues: fue tan sólo el mecer acompasado, el ritmo bamboleante de tus caderas… tan lejanas). Sé que sonríes ahora. El mejor de los casos dejará un retazo agridulce en los labios que me niegan; los míos cargan el peso de las sonrisas muertas. No te apures: son osados y flexibles como el bambú que, airoso, se resiste a quedar a ras de tierra. Sé que sonríes de nuevo. Sólo me queda el juramento que rompo en este instante, como Judas, por tres veces. Estaré ausente, prometí. Y ya ves, no hay manera de cumplir esa promesa.

De cómo la Pantoja se impone a la actualidad política de ANV

La Pantoja está triste… ¿qué perdió la Pantoja? Maletines de pasta… presuntamente, claro. Odo, la que se ha liado ¿eh? Y la que nos espera, que verán ustedes que cansineo y que hinchazón los próximos días. Estos sí que nos van a dar el fin de semana y no los nubarrones de tormenta que, aunque molestos, son bien recibidos por necesarios. Pues eso, que nos vamos a hartar de Pantoja, Pachulis, Paquirrines… Y no es todo lo malo porque, al menos, habremos de agradecer a este giro de la Operación Malaya el alivio de la siempre tediosa actualidad política. ¿A santo de qué vamos a pasar el fin de semana pendientes de la impugnación parcial de las listas de Acción Nacionalista Vasca? Qué no hombre que no… mucho más distendido y ameno para la paella del domingo la cara de compungida que seguro sacan de la Pantoja si consiguen cazarla (fotográficamente hablando) en algunas de las idas y venidas entre el juez y los calabozos. Que esto de que Batasuna y sus esbirros se cuelen en los ayuntamientos… aburre ¿no? Tranquilo todo el mundo que Zapaterito Leré tendrá información de la buena. Mira si no cómo avanzó lo de la Pantoja en su mitin. ¿Casualidad? ¿Operación Despiste? Uhm…

(Publicado en El Día de Albacete, 04/05/07)