Archivo para 28 agosto 2007

Presentación del libro ‘El silencio del elefante’

silencio-elefanteop.jpg

.

.

12,30 horas: (Cafetería del Teatro Circo,Albacete)

Presentación a cargo de José Manuel Martínez Cano (director de la revista Barcarola) con la presencia de Consuelo Cano (diputada de Cultura) y Charo Gualda (concejal de Cultura)

19,00 horas: (Librería Popular, C/ Octavio Cuartero)

Puedes leer algunos textos aquí:

Caricias fritas sobre crujiente de beso (Relato finalista Art Nalón Letras 2007).
Hank tiene razón (Relato finalista III Certamen Narrativa Canal-Literatura).
Cemento invertebrado (XVII Premio Poesía Joven Ciudad de Tomelloso)
Cuando escucho el último suspiro (III Premio XXIV Certamen Ayto. Albacete).

Disponible en:

Librería Popular, Librería Herso, Librería Universitaria, Papelería Sarraz y Papelería Roberto.

Anuncios

Del entierro de Hifigenio Alcides

El cuerpo de Hifigenio Alcides recibió sepultura en el jardín de su casa el 25 de agosto. Acudieron al cementerio su familia, amigos y enemigos. Entiendo que los primeros deseaban acompañarlo en el tránsito y los terceros asegurarse de que dos metros de tierra impedirían su regreso. Sigue leyendo

De la noche en que murió Elvis y nuestro viaje en Chevrolet

Betsy me animó para hacer el viaje. Podría venirnos bien tomarnos unos días e intentar que las cosas volvieran a funcionar entre nosotros. En apenas un par de horas había decidido la ruta y preparado las maletas con poco más de lo imprescindible. Mientras, me obligó a llevar nuestro Chevrolet Impala del 66 al taller de Joe para que le echara un vistazo. Cenamos temprano aquella noche y salimos a carretera. Betsy recostaba su cabeza sobre mi hombro y encendía cigarrilos para mí, como solía hacer antes. Nuestra conversación era animada. Betsy reía y cantaba en voz alta sus canciones preferidas cuando sonaban en la radio y, de vez en cuando, me pasaba una cerveza para beber un trago. Había poco tráfico aquella noche y resultaba agradable el aire que entraba por la ventana. Hicimos una parada en el camino para tomar un bocado y estirar las piernas. En cuanto salimos del coche nos envolvió de nuevo aquel silencio que se había instalado entre nosotros los últimos meses y nos hacía sentirnos apresados en una nube espesa. Betsy cambió de opinión. Quizá influyera su esfuerzo por mantenernos alegres durante la noche. La radio anunciaba la muerte de Elvis cuando dimos media vuelta. Betsy empezó a llorar.

Publicado en El Día de Albacete 17/08/07

Caricias fritas sobre crujiente de beso

Él regresa. Nada trae. Digo no-cariño, no-ternura, no-nada. Trae nada. Un saludo que debió encontrar en la calle y que al entrar, junto a las llaves, arroja sobre la mesa. Un saludo callejero con forma de llave que no, llave de ninguna cerradura. Sigue leyendo