De la noche en que murió Elvis y nuestro viaje en Chevrolet

Betsy me animó para hacer el viaje. Podría venirnos bien tomarnos unos días e intentar que las cosas volvieran a funcionar entre nosotros. En apenas un par de horas había decidido la ruta y preparado las maletas con poco más de lo imprescindible. Mientras, me obligó a llevar nuestro Chevrolet Impala del 66 al taller de Joe para que le echara un vistazo. Cenamos temprano aquella noche y salimos a carretera. Betsy recostaba su cabeza sobre mi hombro y encendía cigarrilos para mí, como solía hacer antes. Nuestra conversación era animada. Betsy reía y cantaba en voz alta sus canciones preferidas cuando sonaban en la radio y, de vez en cuando, me pasaba una cerveza para beber un trago. Había poco tráfico aquella noche y resultaba agradable el aire que entraba por la ventana. Hicimos una parada en el camino para tomar un bocado y estirar las piernas. En cuanto salimos del coche nos envolvió de nuevo aquel silencio que se había instalado entre nosotros los últimos meses y nos hacía sentirnos apresados en una nube espesa. Betsy cambió de opinión. Quizá influyera su esfuerzo por mantenernos alegres durante la noche. La radio anunciaba la muerte de Elvis cuando dimos media vuelta. Betsy empezó a llorar.

Publicado en El Día de Albacete 17/08/07

Caricias fritas sobre crujiente de beso

Él regresa. Nada trae. Digo no-cariño, no-ternura, no-nada. Trae nada. Un saludo que debió encontrar en la calle y que al entrar, junto a las llaves, arroja sobre la mesa. Un saludo callejero con forma de llave que no, llave de ninguna cerradura. Sigue leyendo

Hoy no busco bronca ni venganza

Dices que hay purificación en el ayuno. ¿No querrás acostumbrarme al hambre? Tú también podrías ser otro miserable matando en nombre de un dios al que ni amas ni veneras. Sigue leyendo

De la Plaza de las Despedidas

Encamino mis pasos lentos a la plaza de las despedidas y apenas reparo en la vida bulliciosa que la puebla. Hoy no me molesta el murmullo de las conversaciones aledañas y puedo abstraerme de todo lo que ocurre en los renglones de mi libreta. Llego a la plaza de partida con equipaje escaso: poco más de mi hatillo de tabaco, un libro nuevo, dos prestados y la desazón ligera que produce la fecha de caducidad del tiempo establecido. Sí, hay mujeres solitarias y camareras bellas, también una cerveza mediada en mi mano y un canuto inminente en mi cartera. Sigue leyendo

“La Alhambra apela al consenso y al entendimiento entre culturas”

mar-villafranca.jpgEl próximo 7 de julio la Fundación New 7 Wonders dará a conocer los resultados de las votaciones que designarán las nuevas Siete Maravillas del Mundo. Para apoyar su candidatura en esta recta final, la vía más efectiva es el envío de un mensaje con la palabra ALHAMBRA al 5030. Mar Villafranca, presidenta del Patronato de La Alhambra y el Generalife, conversa con los lectores de El Día.

—¿Cómo valora el Patronato esta campaña?
—La campaña es una iniciativa de la Fundación New 7 Wonders. La Alambra, único monumento español seleccionado, se ha encontrado esta iniciativa. En su momento valoramos que dadas las características de la propia ciudad de Granada, con el turismo como una de las principales actividades económicas, y teniendo en cuenta usos previos de la imagen de La Alambra en campañas de promoción internacionales, podría resultar interesante y dimos la bienvenida a esta iniciativa porque nosotros ya pensamos que La Alhambra es una maravilla y nos parecía legítimo llamar a la participación. No es algo que hemos buscado, nos lo hemos encontrado y no sólo La Alambra sino todas las administraciones y representaciones institucionales así lo han visto y lo han manifestado públicamente. Sigue leyendo

‘Al trantrán’ ha recibido 4.000 vistas

Pues eso; algo absolutamente intrascendente para el devenir del mundo, un hecho que no variará un ápice sus desgracias ni maravillas pero que, confío en ello, puede proporcionar a quienes llegáis al trantrán hasta este espacio, cuanto menos, cierto esparcimiento y, considero, un rato de lectura amena. Aquí seguimos leyeviéndonos. Casi a diario ;-D

Del modo en que me rindo al esplendor de tus travesuras

cabaret.jpgNo había trucos de birlibirloque bajo tu bombín ni escondían tus manos más juegos que el divertimento de verlas ocupar la porción de aire que les corresponde por derecho. No me engañan tus azules, yo conozco lo que esconden: vi trigo, veranos y mañanas incipientes. Aprendí también que no todas las carreteras discurren en línea y que la recta no es la mínima distancia entre dos puntos. No en tu caso: autopista sinuosa a ras de cielo. No hablaré de tu sonrisa (prohibido aparcar, dirección prohibida) ni de las historias que se esconden, felinas, agazapadas, cuando miras. ¿Sabes qué haré? Dejaré que Dadá marque los ritmos y te pinten con mesura los neones. Esperaré al último aplauso, EXIT, downstairs, the second on your left. Y acaso, si la noche lo permite y los dados marcan siete en mi tapete, on the rocks to take away. Broadway hoy no queda lejos y tal vez sean propicios los augurios de la noche. Presento mi candidatura al Club de los Bienaventurados. Mientras tanto baila, muñeca descompuesta por juegos imprudentes que trascurren en un tiempo sin sentido, en coordenadas de absurdo seducidas por la intensidad de lo distinto. Baila, yo me quedo junto a tu tacón de aguja.