Juan Antonio Cebrián: Albacete ignora la muerte de sus hijos

juanacebrian.jpgSaben quienes me conocen, y usted que en ocasiones se detiene en las líneas de Al Trantrán, que me gusta la ciudad. Como hábitat y como estructura social. También como personaje y contexto literario. Y saben quienes me conocen que me gusta vivir en Albacete.

Hace casi una década (uff) que llegué a la ciudad. A quienes no la conocen aún les hablo, sobre todo, de sus gentes, de mis espacios preferidos en ella, de la riqueza y belleza de sus sierras, de las fiestas de sus pueblos y la Feria, del profundo cambio que ha experimentado desde que la conozco, de todo lo bueno que me ha regalado… Y siempre termino, inevitablemente, con esta frase: “Es un buen lugar para vivir”.Por eso me entristece estos días que -por primera vez en casi diez años- tenga un reproche que hacerle y deba llamarle la atención por descuidada y desatenta, por desagradecida. Y me explico.

Albacete perdió hace unos días a uno de sus hijos, un hijo sobresaliente que llevó con orgullo su nombre más allá de nuestras fronteras. Porque a Juan Antonio Cebrián se le llenaba la boca de Albacete cuando preguntaban por su origen. Un infarto fulminante mató su palabra hace unos días. Y la ciudad ha olvidado que este gran divulgador y comunicador nunca se olvidó de ella. No sólo hemos perdido los radio escuchantes al irreductible guerrero cuyo empeño mantuvo en las ondas durante muchos años su programa de contenido cultural, principalmente ¡histórico!

Albacete, mi ciudad, ha perdido a un embajador de a pie de radio, de a pie de calle, de boca a boca, a oído, al corazón directo. Y la ciudad se ha olvidado. Tanto los políticos de uno u otro signo como las entidades e instituciones culturales y los colectivos sociales. Pese a que Cebrián reúna todos los requisitos: albaceteño, destacado, enamorado de su tierra y yerto. Que parece ser esto último ‘conditio sine qua non’. Aprovechen el fin de semana, señores y señoras políticos y políticas (Cebrián ya se hubiera reído en este punto), distinguidos intelectuales, próceres culturales -si les parece y no les inoportuna- para pensar, al menos, en el homenaje póstumo. Aunque se reduzca, con tristeza, a la foto y los contornos del bienquedismo.

Porque sucede que luego uno se encuentra las palabras huecas de costumbre, la irreparable pérdida, los magníficos logros del finado, la importancia y repercusión de su entrega y pasión, amantísimo esposo, padre venerado, vecino ejemplar, profesional prestigioso. Sea quien sea en el ámbito que sea. Pero luego. A posteriori. Postmortem.Y este signo de ingratitud, que no pertenece en exclusiva a ciudad alguna, es reincidente además de inapropiado. Por eso tal vez resulte conveniente recordar el trabajo silencioso y diario de tantos hombres y mujeres que hacen grande la ciudad desde sus cimientos, cargando en sus hombros el peso de los días. La intrahistoria que decía Unamuno, de imprecindible mención en este momento.

 

Recapaciten, próceres de la ciudad, y hagan gala de su bonhomía que, me enseñó mi abuela, es de bien nacido ser agradecido. Y aprovechemos lapsus como estos para prevenir errores futuros, para no dejar hasta mañana los reconocimientos que se puedan hacer hoy. Y pondré como ejemplo, por cercano, a Valeriano Belmonte, apreciado por todos, generoso repartidor de sonrisas y afectos a precio de coste, es decir, gratis, que bien merecido tiene el título honorífico de rimador cronista oficial de la muy noble y distinguida ciudad de Albacete. Y tras pensar en él, háganlo respecto de todos aquellos que día a día construyen esta ciudad, cada uno en su terreno y Albacete en el de todos.

Aunque la ciudad no llore la pérdida de Juan Antonio Cebrián, guardamos luto sus leales. Que sople para él la brisa cálida de las praderas destinadas al galope del guerrero abatido en combate y los dioses acojan su descanso, injusto y merecido al tiempo. Fuerza y Honor.

Anuncios
  1. Tengo entendido que el error ya ha sido subsanado y que el MAESTRO Juan Antonoio Cebrián ya tiene su muy merecida calle en la ciudad de Albacete.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: