Del modo en que me rindo al esplendor de tus travesuras

cabaret.jpgNo había trucos de birlibirloque bajo tu bombín ni escondían tus manos más juegos que el divertimento de verlas ocupar la porción de aire que les corresponde por derecho. No me engañan tus azules, yo conozco lo que esconden: vi trigo, veranos y mañanas incipientes. Aprendí también que no todas las carreteras discurren en línea y que la recta no es la mínima distancia entre dos puntos. No en tu caso: autopista sinuosa a ras de cielo. No hablaré de tu sonrisa (prohibido aparcar, dirección prohibida) ni de las historias que se esconden, felinas, agazapadas, cuando miras. ¿Sabes qué haré? Dejaré que Dadá marque los ritmos y te pinten con mesura los neones. Esperaré al último aplauso, EXIT, downstairs, the second on your left. Y acaso, si la noche lo permite y los dados marcan siete en mi tapete, on the rocks to take away. Broadway hoy no queda lejos y tal vez sean propicios los augurios de la noche. Presento mi candidatura al Club de los Bienaventurados. Mientras tanto baila, muñeca descompuesta por juegos imprudentes que trascurren en un tiempo sin sentido, en coordenadas de absurdo seducidas por la intensidad de lo distinto. Baila, yo me quedo junto a tu tacón de aguja.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: